viernes, diciembre 29, 2006

Consejos de un padre a su hija

Aquí estás, mi hijita, mi collar de piedras finas, mi plumaje de quetzal, mi hechura humana, la nacida de mí.

Ahora recibe, escucha: vives, has nacido, te ha enviado a la tierra el Seños Nuestro, el Dueño del cerca y del junto, el hacedor de la gente, el inventor de los hombres.

Ahora que ya miras por ti misma, date cuenta. Aquí en la tierra es de ese modo: no hay alegría, no hay felicidad.

Hay angustia, preocupación, cansancio. Por aquí surge, crece el sufrimiento y la preocupación.
Aquí en la tierra es lugar de mucho llanto, lugar donde se rinde el aliento, donde es bien conocida la amargura y el agotamiento.
Un viento como de obsidianas sopla y se desliza sobre nosotros.

Dicen que en verdad nos molesta el ardor del sol y del viento. Es este lugar donde casi parece uno de sed y de hambre. Así es aquí en la tierra.

Oye bien, hijita mía, niñita mía: no es lugar de bienestar en la tierra, no hay alegría, no hay felicidad. Se dice que la tierra es lugar de alegría penosa, de alegría que punza.

Así andan diciendo los viejos: “para que no siempre andemos gimiendo, para que no estemos siempre llenos de tristeza, el Señor Nuestro nos dio a los hombres la risa, el sueño, los alimentos nuestra fuerza y nuestra robustez y finalmente el acto sexual, por el cual se hace siembra de gente”.

Todo esto embriaga la vida en la tierra, de modo que no siempre se ande gimiendo. Pero, aun cuando así fuera, si saliera verdad que sólo se sufre, si así son las cosas en la tierra, ¿acaso por esto se ha de estar siempre con miedo? ¿Hay que estar siempre temiendo? ¿Habrá que vivir llorando?.

Porque, hijita mía, se vive en la tierra, hay en ella señores, hay mando, hay nobleza, hay águilas y tigres. ¿Y quién anda diciendo siempre que así es la tierra? ¿Quién anda tratando de darse la muerte? Hay afán, hay vida, hay lucha, hay trabajo. Se busca mujer, se busca marido.

Pero, ahora, mi muchachita, escucha bien, mira con calma: he aquí a tu madre, tu señora; de su vientre, de su seno te desprendiste, brotaste. Como si fueras una yerbita, una plantita, así brotaste. Como sale la hoja, así creciste, floreciste. Como si hubieras estado dormida y hubieras despertado.

Mira, escucha, advierte, así es en la tierra no seas vana, no andes como quiera, no andes sin rumbo. ¿Cómo vivirás? ¿Cómo seguirás aquí por poco tiempo? Dicen que es muy difícil vivir en la tierra, lugar de espantosos conflictos, mi muchachita, mi palomita, mi pequeñita...

Sé cuidadosa, porque vienes de gente principal, desciendes de ella, gracias a personas ilustres has nacido. Tú eres la espina y el brote de nuestros señores. Nos fueron dejando los señores, los que gobiernan, los cuales allá se fueron colocando en fila, los que vinieron a hacerse cargo de poder en el mundo; dieron renombres y fama a la nobleza.

Escucha: mucho te he dado a entender que eres noble. Mira que eres cosa preciosa, aun cuando sólo seas una mujercita. Eres piedra fina, eres turquesa. Fuiste forjada, taladrada, desprendimiento, eres de noble linaje.
Todavía esto ahora te voy a decir: ¿acaso no le entenderás bien? ¿Todavía andas jugando con tierra y tepalcates? ¿Acaso todavía estás reposando en la tierra? En verdad un poco escuchas ya, te das cuenta de las cosas: por tu propia cuenta, vas cobrando experiencia.
Mira no te deshonres a ti misma, a nuestros señores, a los príncipes, a los gobernantes que nos precedieron. No te hagas como la gente vulgar, no vengas a salir plebeya, macehual. En tanto que vivas en la tierra, junto y al lado de la gente, sé siempre en verdad una mujercita.
He aquí tu oficio, lo que tendrás que hacer: durante la noche y durante el día, conságrate a la gracia de Dios, muchas veces piensa en él que es como la noche y el viento. Hazle súplicas, invócalo, llámalo, ruégale mucho cuando estés en el lugar donde duermes. Así se te hará gustoso el sueño...
Despierta, levántate a la mitad de la noche, póstrate con tus codos y tus rodillas, levántate tu cuello y tus hombros. Invoca, llama al Señor, a Nuestro Señor, a aquel que es como la noche y el viento. Será misericordioso, te oirá de noche, te verá entonces con misericordia, te concederá entonces aquello que mereces, lo que te está asignado.

Pero si fuera malo el merecimiento, la asignación que te dieron cuando aún para ti era de noche, la que te tocó al nacer, cuando viniste a la vida, con eso (con tus suplicas) se te hará buena, se te rectificará: la modificará el Señor, el Señor Nuestro, el Dueño del cerca y el junto.
Y durante la noche está vigilante, levántate aprisa, extiende tus manos, extiende tus brazos, aderézate la cara, aséate las manos, lávate la boca, toma de prisa la escoba, ponte a barrer. No te estés dando gusto, no te pongas nada más a calentar, lava la boca a los otros, haz la incensación de copal, no la dejes, porque así se obtiene de Nuestro Señor su misericordia.
Y hecho eso, cuando ya estés lista, ¿qué harás? ¿Cómo cumplirás tus deberes de mujer? ¿Acaso no prepararás la bebida, la molienda? ¿No tomarás el huso, la cuchilla del telar? Mira bien como queda la bebida y la comida, cómo se hacen, cómo quedan buenas, cómo se hace una buena comida y una buena bebida.
Estas cosas que de algún modo se llaman “las que pertenecen a las personas” , son las que corresponden a las señoras, a los que gobiernan, por esto se las llamó “Cosas propias de los rostros y los corazones, de las personas”, la comida propia de los que gobiernan, su bebida: sé diestra en preparar la bebida, en preparar la comida.
Pon atención, dedícate, aplícate a ver cómo se hace esto, así pasarás tu vida, así estarás en paz. Así serás valiosa. No sea que en vano alguna vez te envíe el infortunio el Señor Nuestro. Acaso crezca la pobreza entre los nobles. Míralo bien, abrázalo, que es oficio de mujer, el huso, la cuchilla de telar.
Abre bien los ojos para ver cómo es el arte tolteca, cuál el arte de las plumas, cómo bordan con colores, como entreveran los hilos, cómo los tiñen las mujeres, las que son como tú, las señoras nuestras, las mujeres nobles. Cómo urden las telas, cómo se hace su trama, cómo se ajusta. Pon atención, aplícate, no seas vana, no te dejes vanamente, deja de ser negligente contigo misma.
Ahora es buen tiempo, todavía es buen tiempo, porque todavía hay en tu corazón un jade, una turquesa. Todavía está fresco, no se ha deteriorado, no ha sido aun torcido, todavía está entero, aún no se ha logrado, no se ha torcido nada.
Todavía estamos aquí nosotros (nosotros tus padres) que te metimos aquí a sufrir, porque con esto se conserva el mundo. Acaso así se dice: así lo dejo dicho, así lo dispuso el Señor Nuestro que debe haber siempre, que debe haber generación en la tierra.
Todavía aquí estamos, todavía en tiempo nuestro, aún no ha venido el palo y la piedra del Señor Nuestro. Todavía no morimos, todavía no perecemos, ¿qué es lo que tu piensas, niñita, palomita, muchachita?.
Cuando nos haya ocultado el Señor Nuestro con la ayuda de otros podrás vivir, porque no es tu destino, no es tu don, vender yerbas, palos, sartas de Chile, tiestos de sal, tierra de tequesquite, parada en la entrada de las casas, porque tú eres noble. Adiéstrate en el huso, en la cuchilla de telar, en preparar bebidas y comidas.
Que nunca sea vano el corazón, nadie diga de ti, te señale con el dedo, hable de ti. Si nada sale bien, ¿cómo será tu fracaso? Por eso, ¿no vendríamos nosotros a ser vituperados? Y si ya nos recogió el Señor Nuestro, ¿acaso por esto se nos vituperará por atrás, acaso no seremos reprendidos en la región de los muertos? En cuanto a ti, ¿acaso no pondrás en movimiento en tu contra el palo y la piedra?, ¿No harás que contra ti se dirijan?
Pero si atiendes, ¿también entonces podrá venir la represión? Tampoco seas ensalada por otros en exceso, no ensanches tu rostro, no te ensoberbezcas, como si estuvieras en el estrado de las águilas y los tigres, como si estuvieras luciendo tu escudo, como si el escudo de Huitzilopochtli estuviera en tus manos.
Como si gracias a ti estuvieras levantando la cabeza y a nosotros nos acrecentaras el rostro. Pero si no haces nada, ¿no serás entonces como una pared de piedra, no se hablará de ti, apenas serás ensalzada? Pero sé en estas cosas como lo desea para ti el Señor Nuestro.
He aquí otra cosa que quiero inculcarte, que quiero comunicarte, mi hechura humana, mi hijita: sabe bien, ha hagas querer burlados a nuestros señores por quienes naciste. No les eches polvo y basura, no rocíes inmundicias sobre su historia, su tinta negra y roja, su fama.
No los afrentes con algo, no como quiera desees las cosas de la tierra, no como quiera pretendas gustarlas, aquello que se llama las cosas sexuales y si no te apartas de ellas, ¿acaso serás divina? Mejor fuera que perecieras pronto.
Ahora bien, con calma, con mucha calma, pon atención, si así lo ha de pensar el Señor Nuestro, si alguno hablara de ti, si se dice algo de ti, no lo desdeñes, no golpees con tu piel la inspiración del Señor Nuestro, acógela, no te retraigas, que no pase junto a ti, dos o tres veces, no te andes haciendo la retraída, aunque nosotros te tengamos por hija, aun cuando por medio nuestro hayas nacido, no te envanezcas olvidando en tu corazón al Señor Nuestro. Así te arrojarías al polvo y a la basura, a la vida de las alegradoras, las mujeres públicas. Y entonces el Señor Nuestro se burlaría, obraría contigo como él quisiera.
No como si fuera en un mercado busques al que será tu compañero, no lo llames, no como en primavera lo estés ve y ve, no andes con apetito de él. Pero, si tal vez tú desempeñas al que puede ser tu compañero, el escogido del Señor Nuestro, si lo desechas, no vayas a ser que de ti se burle, en verdad se burle de ti y te conviertas en alegradora, en mujer pública.
Pero, prepárate, ve bien quien es tu enemigo, que nadie se burle de ti, no te entregues al vagabundo, al que te busca para darse placer, al muchacho perverso.
Que tampoco te conozcan dos o tres rostros que tú hayas visto. Quienquiera que sea tu compañero, vosotros, juntos tendréis que acabar la vida. no lo dejes, agárrate de él, cuélgate de él aunque sea un pobre hombre, aunque sea sólo un aguilita, un tigrito, un infeliz soldado, un pobre noble, tal vez cansado, falto de bienes, no por eso lo desprecies.
Que a vosotros os vea, os fortaleza el Señor Nuestro, el conocedor de los hombres, el inventor de la gente, el hacedor de los seres humanos.
Todo esto te lo entrego de mis labios y mis palabras. Así, delante de Señor Nuestro, delante de Tloque Nahuaque, cumplo con mi deber. Y si tal vez por cualquier parte arrojaras esto, tú ya lo sabes. He cumplido mi oficio, muchachita mía, niñita mía. Que seas feliz, que Nuestro Señor te haga dichosa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

NSU - 4efer, 5210 - rulez

Anónimo dijo...

Hello, i think that i saw you visited my website so i came to “return the favor”.
I am attempting to find things to enhance my web site!
I suppose its ok to use some of your ideas!!
Stop by my web site ... transfer news chelsea hulk